Tener una sonrisa bonita ya no es privilegio natural del cual pocos podemos disfrutar.

La estética facial y la sonrisa están íntimamente relacionadas. Unos dientes blancos, bien alineados, bien contorneados, unas encías sanas y rosadas, constituyen un patrón de belleza en nuestros días, representan salud, autoestima y alegría.